Mantenimiento del hogar

El mantenimiento preventivo en los inmuebles es un tema que todos hemos escuchado en alguna parte pero que muchas personas no conocemos. No es un mito que el mantenimiento de los inmuebles es indispensable para la contribución en la eficiencia en costos de los dueños o las personas que lo estén arrendando, como también para la seguridad de los que lo habitan. Estos mantenimientos, aunque deberían ser bastante comunes entre nosotros, no lo son. Y muchas personas ni siquiera tienen en sus cabezas un espacio para pensar en agendar los mantenimientos preventivos, para luego darse cuenta que por no realizar esta actividad en sus inmuebles, incurren en costos mucho mayores al momento en que alguna pieza comienza a fallar.

Para empezar, se debe tener en cuenta que el mantenimiento del inmueble es una medida predictiva, preventiva y/o correctiva que se realiza, en este caso, a la estructura del hogar.

       Predictivo:
Corresponde a la filosofía de trabajo para reforzar el mantenimiento
preventivo.

       Preventivo:
Obedece a una programación y no a la demanda.

       Correctivo ó reparación: Obedece a la demanda y prioridad del usuario y no a una programación

Conociendo estos tipos de mantenimiento, podemos ir haciéndonos una idea de los aspectos de un inmueble probablemente requieran este servicio. Tenemos varias estructuras principales que siempre van a necesitar mantenimientos
frecuentes. 

Techos, pisos y paredes

Es importante revisar constantemente si hay filtraciones o humedades en los techos, los pisos y las paredes del hogar, ya que esta es la estructura base de la vivienda, no quisiéramos que los techos y las paredes comiencen a agrietarse y el piso a levantarse. Por eso es muy
importante siempre realizar mantenimiento a estos tres elementos.

Problemas, causas y mantenimientos:

Humedad/Hongos/Manchas/Desprendimiento de pintura: Existen muchas causas de humedad dentro de la vivienda, algunas son: las diferencias de temperaturas en el interior y el exterior de esta; humedad externa debido a un jardín o un terreno por encima del nivel de la vivienda; fugas de agua; entre otros. Con la humedad se generan hongos, los cuales producen problemas respiratorios y alergias.

Para evitar esto se deben realizar mantenimientos preventivos de techos, paredes y pisos cada año.

Además, las paredes y techos del inmueble deben pintarse mínimo cada 3 años, según recomendaciones de expertos, y hacer limpieza
de esto cada año para evitar humedades, sobre todo en las áreas de la cocina y en donde tengan jardines o plantas en caso de tenerlos.

Los techos no deben tener acumulación de aguas lluvias, se debe realizar mantenimiento de los desagües mínimo 1 vez al año.

Fisuras: Independientemente del tipo de pared que se tenga, se debe evitar que esta se golpee, moje o raspe. Un pésimo cuidado de las paredes puede llegar a disminuir la capacidad estructural de la misma restándole seguridad a las demás estructuras del inmueble.

Existen diferentes causas que producen las fisuras. Es importante reconocer la diferencia entre las fisuras que pueden ocasionar problemas graves, o las que sólo provocan problemas de tipo estético, que también deben ser reparadas o tratadas. Las principales causas por las que se dan fisuras son: los cambios fuertes de temperatura (pues todos los materiales utilizados en la construcción se expanden y contraen según la temperatura), el clima (algunos materiales tienden a hincharse en presencia de humedad), movimientos sísmicos y el asentamiento de la edificación en el terreno.  

Instalaciones mecánicas: 

Este es otro sistema principal de un inmueble para tener en cuenta en los mantenimientos presupuestados. Las instalaciones mecánicas son de tres tipos:

·       Sistema de agua potable

·       Sistema de aguas pluviales

·       Sistema de aguas negras

A estos sistemas se les debe realizar mantenimientos preventivos cada seis meses para evitar fugas, filtraciones o taponamientos en las tuberías o en cualquier parte del sistema. Hay que revisar constantemente las uniones, los empates y las  llaves del sistema de agua potable. Del sistema de aguas pluviales se debe revisar las canoas cajas de registro y salidas de tuberías pluviales, a fin de evitar acumulaciones de materiales que ocasionen taponamientos o desborde de aguas por las canoas. Y,  para un adecuado funcionamiento del sistema de aguas negras se debe realizar un mantenimiento preventivo, que consiste en una revisión periódica y limpieza de cajas de registro, ceniceros, trampas de grasa y sifones.

 Sistemas eléctricos:

Los sistemas eléctricos se deben cuidar y revisar constantemente para evitar daños grandes como incendios, cortos, etc. Por esto se debe: 

– Sustituir los interruptores defectuosos. 

– Reemplazar los fusibles quemados.

Nos damos cuenta de estas fallas solamente si realmente somos juiciosos y revisamos constantemente los interruptores y fusibles del inmueble. 

Calefacción y Aire acondicionado:

En caso de que un inmueble tenga calefacción, se deben realizar cuidados preventivos del horno o caldera calefacción, así como de la chimenea de techo y de la chimenea interior cada año para evitar problemas mayores a largo plazo. Así como también, en caso de tener aires acondicionados en los inmuebles, se debe también tener un amplio cuidado en el mantenimiento de estos que es complejo y un  año grande podría costar mucho dinero. Así que para los aires se recomienda anualmente realizar mantenimiento de:

– Enfriadores por evaporación.

– Acondicionadores de aire.

– Ventiladores de techo.

 Ventanería y Cerrajería exterior

En un inmueble las ventanas y puertas de exterior, ya sean de hierro o madera, son elementos que están expuestos a los imprevistos del  tiempo, la lluvia, el sol y el cambio de temperatura, los cuales son factores que resultan dañinos para la estructura. La solución es el  cuidado/mantenimiento preventivo, tanto de pintura como de la mecánica de los elementos. Se deben revisar los herrajes de metal y asegurarse de que no estén oxidados y que la madera, en el caso que sea este material el que tengas, no se quede sin impermeabilizar.

Por último, no nos podemos olvidar del mecanismo de las puertas de garaje, si se tienen y abren mecánicamente, se debe engrasar hasta  el punto que sea necesario antes de que tener que hacer una reparación mayor.  

Electrodomésticos

Por último, ¿Quién no adora los electrodomésticos que se tienen? Ellos nos facilitan la vida día a día. Y como se debe hacer con todo lo que se aprecia, se debe cuidar y mantener para que siempre tenga un correcto funcionamiento y no pasemos dolores de cabeza tratando  de arreglar daños grandes. A todos los electrodomésticos del hogar se les debe realizar un mantenimiento preventivo  mínimamente anual para que personas expertas logren limpiar y reparar lo que sea necesario para evitar daños mayores a futuro. Algunos electrodomésticos que debes cuidar y limpiar muy bien son:

Lavaplatos – Lavadora – Secadora – Congelador – Refrigerador – Triturador de comida – Estufa – Horno

Esto es todo. No te dejes coger del día, realiza los mantenimientos preventivos antes de que se conviertan en mantenimientos correctivos o reparaciones, las cuales te costarán mucho más de lo que hubiera sido si no hubieras esperado al daño mayor. Existen empresas amigas que te ayudarán a realizar estos mantenimientos. Es cuestión de minutos para que puedas encontrarlas y solicitar ese tipo de servicios. 

Solicita un mantenimiento preventivo para tu hogar u oficina en www.chepeypepe.com o por nuestra línea de whatsapp: 305 312 8389.